sábado, 16 de febrero de 2013

LOS "SUICIDAS DEL 89" O UNA SIMBIOSIS PROVOCADORA

POR HUMBERTO PINEDO MENDOZA


Esta compilación y antología producto del trabajo en conjunto de Raúl Allain y Luna Miguel no tiene nada que ver con el "summum post mortem" de la poesía de jóvenes creadores españoles como peruanos improvisados de fines del siglo. La mayoría de estos versos son provocativos por su búsqueda con la palabra y con la acción fortuita. Se nos muestra un mundo desconcertado, alucinante y lleno de encuentros con la realidad, y su mundo vital. Es contradictorio, pero aleatorio en su necesidad de vivir para ser o para salvarse.

Sombras tenebrosas, abismos necesarios, ciudades con espíritus tristes  y sentimientos apaleados. Este libro nos lleva a dilucidar la importancia como generación. O si estamos actuando bien o estas generaciones de la informática están perdidas. O si se están despercudiendo del marasmo tecnológico. He aquí una invitación necesaria para estos 30 millones de seres humanos peruanos que no saben hacia dónde van. Pero van...

Como diría Héctor Ñaupari estos jóvenes vates son balas del futuro, como Demian de Hesse es que están rompiendo el huevo creativo de la poesía o de una nueva realidad ontológica o vital. Lo informativo o lo natural. Orwell no se equivocó sobre su apreciación futurista cuando de esta época nos hablaba. Por qué españoles y peruanos. Porque es una época de globalización. Todos somos mestizos e irreverentes a nuestra manera. Buscar un camino que los lleve a la felicidad. Algunos agoreros dirán que el infierno de Dante esta aquí, otros en el paraíso cristiano. Yo creo que esta generación está viviendo una ambigüedad sin parto. Hasta cuándo, no sé. Solo ellos lo saben.

Estos poetas han nacido entre 1989 y 1990. El soplo a lo desconocido es su condición existencial. Así tenemos a Rafael Banegas que trata de cometer un deicidio cuando versa "La herencia del padre". El matar a su ser querido no es físico sino espiritual. Encontramos características símiles en la obra de teatro cubano La noche de los asesinos. Es decir, esa referencia a la búsqueda de sí mismo a pesar del afecto que los une.

Edgar Campos elucubra con vitalidad religiosa buscando un cristo putrefacto o desconcertado. Es un despertar a la vida tormentosa. En cambio María Ferreira nos recrea con versos citadinos: “(…) no me drogo, no bebo, no como, / joder, joder, deja que me distraiga un poco.”. La ironía de Alberto Guirao se anatematiza en "Los perros nunca leen fábulas para perros". Versos matutinos, estudiantiles. Posee una sensación de marea mañanera.

El poema de Rodrigo Olay es un poema a Venecia. Como la Venecia de todos los momentos inolvidables curtidos con piel de marino, de la misma forma Sara R. Gallardo y Arturo Sánchez escriben mostrando un mundo industrial que nos imbeciliza. Es decir un mundo de plegaria de libros que estrangulan los días y tratan de zafarse.

En el caso de los poetas peruanos, sus sentimientos son de ambición y de regreso a lo natural y al dolor humano. Por eso Indira Anampa exclama rebelde contra el maltrato y el abandono. Sebastián Aragón trabaja la palabra como herramienta de vida. En cambio José Jiménez Cruz lo nombra cargado de amor: “La nombraré amor y besaré su pecho / Cargado de amor y se eclipsará la noche, (…)”. También es el caso de Fran Maza Salazar cuando dice: “Déjame aunque sea, / beber de tus ríos (…)”. En Carlos Miranda Passalacqua y Érika Nolasco encontramos como en los versos de “Matrioska”, rasgos sintomáticos.

También hallamos un regreso a la plantilla adánica, a lo lujurioso y lo sensual. El amor como búsqueda de satisfacción terrena.

Podemos encontrar en Laura Rosales y Blanca Segura la mayor cantidad de asombro. Empero identificada con la naturaleza. Finalmente Humberto Solórzano exclama al payaso su inquietud de vivir y contra el tiempo.

En cuanto a estos 20 poetas españoles y peruanos el vivir es una contradicción por vivir como asombro. Para mí todos estos textos conforman una simbiosis de provocación, versos que usted lector degustará a su parecer, pero con mucha capacidad de ambigüedad y de satisfacción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada