miércoles, 14 de septiembre de 2011

CORAZON DE ABRIL COMENTARIO DE HUMBERTO PINEDO




 "CORAZON DE ABRIL" DE JOHNNY BARBIERI
            Por Humberto Pinedo Mendoza


Comienza con una introducción que resume todo su sentimiento, "Cuando las palabras  se han vuelto insuficientes”. Barbieri usa una serie de escritores como enlace vital. Vallejo, Garcia Lorca, Allen Ginsberg, Octavio Paz y la Biblia como referencia  para rendir culto a su madre desde diferentes estadíos existenciales.

La mayoría de sus versos tienen diferentes tipos de influencias literarias. Se percibe a Vicente Alexander, a Paz a Neruda y a los surrealistas. Son poemas que buscan darle sentido a la vida y a la naturaleza, se recrea en ella y sensiblemente busca vivir cada momento. Ama la intimidad como la de su familia, recorre sus libros preferidos para poner cuñas vitales en sus expresiones.

Hay poemas que dicen: "El perro tiene anclado el dolor, o el perro ladra sin ladrar", absurdo y dolor se juntan. También recurre a su hijo como ente generacional  y con mucha paternidad afirma, ·"yo tenía un hijo que vi crecer como un oso”, sus poemas son muy intuitivos y sensitivos. "La niña se quita el vestido para entrar al lago". Arte y sensualidad  no   hay embuste y justo lo que podía Octavio Paz en su libro" Palabra en Libertad".

Por ejemplo en  el verso: "La mano busca el espacio que ya no existe" parece una tajada poética  a lo "Espada como labios" de Vicente Alexander. quiere usar la poesía para percibir la vida. "mis ojos están viendo el final, ojos llenos de dolor, cuando te miro sobre una cama muerta. Esa sensación  de la  pérdida del ser amado  lo encuentro en poemas de Amado Nervo y en Gustavo Adolfo Bécquer. Un ejemplo "la pequeña luz hecha con la yema de los dedos  alumbra esta noche sin fin."

Sigue representando a la vida, "mi madre dijo que no demoraría y se fue volando como una golondrina". Transposición de imágenes, simbología de atavismo familiar. "Hay silencio en este cajón gris". La nostalgia de la pérdida nos corroe las entrañas. O sea una piedra redonda como esta muerte. Persigue en esta angustia del "eros y el tánatos" marcusiano. Por eso en el poema " madre dice adiós con ese miedo de quedarte sola en la casa, o madre con tu corazón de trapo incendiado" Simbología que une sensualidad y nostalgia.

Barbieri es un poeta que se aletarga,  todo le trae nostalgia y sus versos retumban  con sabor marino, sus quejas y sus cuitas. Un gris que solo podía ser el recuerdo. Lima o Londres en invierno nos contagia ese ambiente. O también en Dada o surrealista, en algunos momentos como Dalí cuando desempolva  su verso "Este es un reloj de arena." o hasta que este reloj se muera o moriré para atrás". Son poemas angustiosos y relevantes, pero siempre muy humanos. Pero se vuelve eterno cuando nos dice en" Oh ala", ala que has nacido a mi madre, al agujero, al pájaro mutilado. Su mamá está representada en una paloma imaginada.

En "elegía rota" sigue insistiendo y conviviendo con la muerte, "jamás pensé que la muerte tenía tu rostro". Sus poemas no se  resisten a deambular solos, por eso para el poeta "Las flores  son  hechas para  gritar, son su sentimiento". Persiste en una expresión tatánica de su mundo, atormentado y evasivo ."Nuestra madre murió a 20 yardas del mar y la vieron envejecer" que tal dolor del poeta.

Bretón como Aragón escriben en determinados momentos como Barbieri o al contrario cuando aclara que "sus ojos hechos de alambre". En la segunda parte la inspiración es César Moro. Un cajón que tenía un silencio eterno es una emoción que entrona en su ser. También está muy influenciado por su formación cristiana al usar varios personajes bíblicos para demostrar que el amor y el cariño de madre es tan  grande y trascendente, como el sentimiento de un niño o un precioso amanecer.



Proyecto Patrimonio— Año 2011 
A Página Principal
| A Archivo Johnny Barbieri | A Archivo de Autores |

www.letras.s5.com: Página chilena al servicio de la cultura
dirigida por Luis Martinez S.
e-mail: osol301@yahoo.es
"CORAZON DE ABRIL" DE JOHNNY BARBIERI.
Por Humberto Pinedo Mendoza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada