miércoles, 10 de diciembre de 2014

POEMA DE ISIDORO GOMEZ MONTENEGRO DE MEXICO


Conoci a Isidoro Gòmez Montenegro en Juliaca Aqui dos poemas muy originales.

TODO LO TENGO


                                                          Heridos los corredores del aire
lamen paredes que me mantienen preso,
ciego, busco la luz.
Salgo entre brasas de bruma agitado,
 errado de ser aire que se adelgaza,
astillas de atmosfera en suspenso
saturado de espejos de luna.
 Auras de sombras fugitivas en lo alto
 desplomando el cielo metálico con relámpagos;
lanzo destellos al amanecer secreto.
Luz carente de sexo…
Mientras no anochezca
Especularé la cuchillada del deseo
en la sima de tu sexo,
en resquicios de labios  que deja un beso.
Cabalgo dunas ondulantes.
Escucho gritos del viento.
Brota del océano esperanza a tiempo.
Penetrantes atraviesan los pájaros
el aire líquido.
Atávica nostalgia, ráfagas de sudor,
pájaros entre urdimbres argentadas
escombrando voces de velos rasgados
sin sufrimiento, a la intemperie
desgarradas por el aire.
Lluvia, humedad del océano azul.
No parte, no es viento derramado…
deja hojas calcinadas:
Es vendaval transvasando el tiempo,
abriendo puertas,
cediendo a prisiones leves.
Mundo… brota hospitalario
con alas lúcidas.
Estrías del edén, Universo único.
La Creación, lo necesario al alma.
En líneas tardías escribo
la violenta timidez del aire,
olas de luz, entonadas barcarolas.
Más tarde arenas en pies
abrazadas a cada dedo.
Soy voz del viento.
Invento el ceño, convoco un rostro,
 hago un bosquejo
revelo imágenes.
Seré ecfrástico, me mostraré,
en la exuberancia verbal expresaré:
Atroz jauría de caracoles
en árboles de mi tierra.
Izaré la frente
ante imágenes de mujeres virginales
de ideas simbólicas y vestimentas.
Mueren con el viento, libres de deseos.
Alondra reta al vendaval en obtusa jaula.
Deleite fino engendra el pensamiento
rindiendo tributo a la creación humana.
Higuera de lluvia,
claridad de luna,
piedra rodando en el firmamento.
Noche, guardiana del pensamiento
no disuelve la memoria,
carece de ojos,
todo lo absorbe al tiempo se difumina en
cataratas de horas, instantes, siglos.
Diluye sueños, precipita encuentros,
sortilegios, marca ritmos en la historia.
Edulcorado clarecer… no se olvida.
Alfaguara, ámbar de recuerdos
sal en labios, vida transcurrida.
Risas, abrazos, emociones;
no hieren el corazón.
 Hay luz ingrávida; hubo nostalgia_
nada de añoranzas, digo:
“Dios mío gracias, todo lo tengo:
Luz, viento, memoria, Universo, amor”





Viajo a través de la escritura



En racimo de días
terminé de escribir éste poema,
quedó escondido en un papel.
Duermo tarde, estoy escribiendo
en vez de estar a tu lado,
cerca de tu mirada;
purificada por las décadas.
Sé que debería estar contigo,
mentalmente lo estoy…
abyectamente
recuerdo tus palabras,
tus labios mudos.
Que importa que no digas nada…
afuera la lluvia no cesa.
Somos compañeros del deseo
secreto oculto en tu visaje
rictus irónico, sagrado.
Escribo,
desgasto las uñas al arañar paredes,
mi escritorio.
Soledad, vacuidad del infinito.
Viajo a través de mi escritura,
alucino como vehículo.
¡Que más puedo hacer!
Tú, fabricas pájaros enigmáticos
que sonríen…
sigo pendiente de tus movimientos
imperceptibles.
Amo nuestra soledad.
Hoy quiero escribir un canto de amor, regalarte una rosa sin espinas… una flor nocturna.
¡Soy hombre insomne!
Seguiré cantando a la vida
aunque parezca que estoy muerto,
no puedo estar en todas partes.
¡Jamás perderé la fe!
En el limen del crepúsculo
tengo sed de ti…
del lecho nocturno.
Se escuchan suspiros de aves,
en tu vientre.
Descifro escrituras falsas
en las sombras.
Hay negrura, luces mayores.
Construí algo para ti,
para leerse en voz alta o tácitamente.
Piensa que ahí estaré…
al otro salto del día… cerca de ti.
Mi ámbar ardiente…
libélula índigo, cuerpo flexible.
Los destellos de sol me sonríen,
ante la promesa que le hago a la vida.

POETA ISIDORO GOMEZ MONTENEGRO









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada