lunes, 14 de abril de 2014

EL DEDO ERGUIDO DE JORGE CASTILLO- POEMAS FESTIVOS

    

jueves, 16 de julio de 2009

POEMAS DEL LIBRO DE JORGE CASTILLO ZUBIAGA


LOS LIBROS

(Elogio de la lectura).

Si es cierto y sabemos que el entendimiento
se nutre en los libros, ¿por qué no leer?
Si son del espíritu sutil alimento,
¿por qué no tomarlos con sumo placer?

Un libro está ansioso de que tú lo cojas,
que le des cariño, que todo lo leas
para que te ilustren sus flexibles hojas
y uses tu criterio, crezcan tus ideas.

Cerrado es un cofre que guarda y espera,
el conocimiento vibra en su interior;
abierto es maestro de horario cualquiera
que enseña al discípulo brindándole amor.

Que no luzca un libro sólo decorando,
porque su precioso, sabio contenido,
en tal cautiverio se irá marchitando
por su estado inerte, vano, sin sentido.

¿Por qué no aceptamos desde muy temprano
que un buen libro es fuente de sabiduría?
Leer es deleite solamente humano
y el saber es brújula, faro que nos guía.

Habiendo ignorancia, poca es la ventura;
hay dudas, tropiezos, oscuro horizonte;
llave de oro múltiple será la cultura,
escudo en la lucha que al andar se afronte.

Por eso:

A jóvenes necios de conducta loca,
y a tantos que el tiempo sin medida pierden,
con vivo entusiasmo gritarles provoca:
¡AGARREN LOS LIBROS
PORQUE ELLOS NO MUERDEN!



Flojito

Me han dicho mis padres hoy,
después de mirar mis notas,
que flojeando, como estoy,
no seré ni lustrabotas.

Dicen que no hay que tener
una bola de cristal
para observar y saber
que habré de acabar muy mal.

Mas, ¿qué hacer con mi flojera?
Ella sola es la culpable;
y dejen que a mi manera
de mi defecto les hable:

Les diré, pues, con franqueza,
que soy flojo, tardo, lento;
que me gusta la pereza
y al dormir estoy contento.

Creo que el ocio me agrada
desde que yo era pequeño
y al estudio, para nada,
lograba ponerle empeño.

Pienso que ya estuvo suave
y que es hora de cambiar,
antes que el caso se agrave
y acabe por fracasar.

Ser inculto por ocioso
o no desear aprender
es un final vergonzoso
que nadie debe tener.

Estaré más en mi hogar
con mis padres, mis hermanos,
dedicándome a estudiar
con propósitos muy sanos.

Estudiando con esmero
mataré mi ociosidad
y el esfuerzo placentero
me dará más voluntad.

Hoy tengo confianza en mí
por la meta que me pongo,
estaré tranquilo así
y más activo, supongo.

Porque yo no sé que esperan
los que no se obligan nada
y después se desesperan
por la vida infortunada...

Son como esos borrachitos
que tienen descanso eterno
y de su miseria ¡a gritos!
culpan tan sólo al gobierno.

Por ello, para el futuro,
elijo ser responsable
para sentirme seguro
de un porvenir favorable.

De mis males me despojo
hoy, con férrea decisión.
Ya no debo ser un flojo,
mi lema ha de ser ¡ACCIÓN!


LA DROGA

Hoy día murió un vecino
después de mucho sufrir.
La droga es lo más dañino.
¡Tan hermoso que es vivir!

Les cuento:

Un joven simpaticón
que a la vida sonreía,
poco a poco se veía
ido, nervioso y tristón.
Yo no tuve información
del chico, su desatino,
ni de su vicio asesino,
porque de él poco supe.
hasta que me dijo Lupe:
Hoy día murió un vecino.

Me informé que se drogaba
a escondidas de su padre,
que le robaba a su madre
y que muy mal la trataba.
¡Cuánto dinero gastaba
para drogas adquirir!
No se quiso corregir
hasta el día que enfermó
y ante sus padres murió
después de mucho sufrir.

Al velatorio asistieron
conocidos y parientes
y lloraron, impotentes,
al muchacho que allí vieron.
Otros drogadictos fueron
con aspecto libertino
y semblante mortecino,
pero a poco de ingresar
alguien los hizo sacar.
La droga es lo más dañino.

Sé que su padre fue estricto,
que no era amigo de él,
y por ser a veces cruel,
su hijo se volvió un adicto.
¡Pobre joven drogadicto!
Nunca más volvió a reír
ni del vicio pudo huir.
Mañana lo enterrarán
y muchos meditarán:
¡Tan hermoso que es vivir!

o0o

Para tener larga vida
y gozarla a plenitud,
cuida que en tu juventud
el mal no tenga cabida.
*
(Décima de pie forzado con
redondilla de estrambote).

Decisión

En una cafetería,
al final de mi jornada,
oí a un joven que decía
a su bella enamorada:

"He dejado de beber
y he dejado de fumar.
¿Ya no me vas a querer?
¿Así me vas a premiar?

"Me criticas con dureza
porque no bebo ni fumo,
y te digo con franqueza
que hoy venenos no consumo.

"He bebido anteriormente,
fui un borracho, no lo niego;
el alcohol vivió en mi mente
y fumaba sin sosiego.

"Una vez hasta probé
un cigarrillo con droga...
recuerdo que vomité
después que casi ahoga.

"Pero a tiempo me di cuenta
que era absurdo lo que hacía,
y mi alma entera lamenta
aquel ayer todavía.

"Hoy disfruto de salud
y ha crecido mi talento;
se acabó mi esclavitud
y vivo en paz y contento.

"No más tabaco y licor,
les digo ¡NO!, me hacen daño;
sin ellos estoy mejor,
lo demás es puro engaño.

"Mi cuerpo es altar divino,
es obra de Dios, perfecta,
y debo hacer mi destino
sin vicios y en línea recta.

"Mi vida es como una nave
donde el timonel soy yo.
Soy un adulto que sabe
de lo que antes le dañó.

"Y te digo, finalmente,
que nadie me hizo cambiar:
¡fue la decisión consciente
de quien SANO te ha de amar!"


¡No, gracias!

Nunca pruebes la droga que hechiza,
alma y cuerpo te habrá de dañar;
te trastorna, te enferma, esclaviza.
¡Tú recházala! ¡Su fin es matar!


Hay un libro

Hay un libro provechoso,
hecho para darte ayuda,
que ante la ignorancia o duda
te instruirá, generoso.
Es preciso y sustancioso,
tan sabio y tan necesario,
que debe leerse a diario
para poder conocer
parte de su gran saber.
¡Lee más tu DICCIONARIO!


Un soneto

Un soneto me pide hacer mi amante
que ni siquiera sabe qué es soneto
y yo tonto, como aceptando un reto,
me apresto a componerlo, muy galante.

Me mira ella a los ojos, insinuante,
y tiemblo al ingresar a este cuarteto;
la acaricio y me dice: "Estate quieto,
que tu premio tendrás, versos mediante".

Siempre he sido sereno redactando,
pero esta vez no sé, creo o sospecho,
que sexo y poesía estoy mezclando.

Avanzo al escribir. ¿Cuántos he hecho?
¡Cerró sus ojos y me está tocando...!
Trece, catorce, ¡fin!... ¡Ven a mi lecho!

Soneto endecasílabo que parodia a uno
muy popular de Félix Lope de Vega.


Presentación

Soy el versista irónico, de gracia y de coraje,
lucubro seriamente, riéndome al final;
me hace feliz la entrega de un cáustico mensaje
que anime y repercuta, ferviente y musical.

Quisiera ser leído tras mi mundano viaje
y quedarme entre libros, siempre ameno y jovial,
brindando en el silencio mis versos con lenguaje
que invite a mis lectores al deleite mental.
Algunos vates gozan con lo que yo deploro:
con poemas muy tristes nos incitan al lloro;
¿ignoran que las lágrimas son de amargo sabor?
Las desdichas detesto, quizás porque he sufrido;
y buscando equilibrio, mi pluma ha decidido,
¡que olvidando las penas, sea alegre escritor!

Soneto alejandrino de hemistiquios isosilábicos (7+7)
que parodia al "Blasón" de José Santos Chocano.



Boca sucia

Tengo un vecino que es
un mal hablado y grosero
y por él, a fin de mes,
me mudaré por entero.

Tal vecino, al conversar,
usa palabras que son
indignas de mencionar
por criterio y con razón.

Me pregunto si da besos
a sus hijos y a su esposa,
si come y ora con esos
labios de boca asquerosa.

¿Qué gusto da el imitar
lenguaje de delincuentes?
¿No es acaso el don de hablar
de seres inteligentes?

Yo no sé de dónde saca
palabras tan ofensivas;
su boca es una cloaca
de expresiones repulsivas.

¿Cómo cambiar a la gente
que usa tal vocabulario?
¿Lo hará de modo consciente
o es un acto involuntario?

Tiene un hijo colegial
y dos más que ya trabajan...
Todos hablan por igual:
los cuatro al idioma ultrajan.

Me asombra su hija mujer,
chica de buena presencia,
que al hablar hace correr
con su bárbara elocuencia.

A mi vecino soez
se le escucha hasta mi casa
y yo tiemblo cada vez
que abre su enorme bocaza.

Con mucha pena me iré
de mi barrio a otros lares,
pero ya no escucharé
tantas palabras vulgares.

Al mudarme he de decir
que opté por vivir en Rusia,
para no tener que oír
¡a tarados BOCA SUCIA!

Letrilla en cuartetas


Manos libres

En medio de una senda, en la floresta
de un pueblo que circundan los verdores,
tuvo lugar la aventurilla ésta
que habrán de saborear nuestros lectores.

Iba un joven portando un grueso palo,
un balde con naranjas, un carnero
y un viejo gallo de plumaje ralo.
Todo ello trasladaba con esmero.

De pronto alguien del sexo femenino
que el mozo enamoraba en el poblado,
se le enfrenta insinuante en el camino,
en un trecho de sombras, arbolado.

---¡Destino cruel! ---reacciona ruburoso---,
me has hallado en ingrata circunstancia.
Serías tú feliz y yo dichoso
amándonos del pueblo a gran distancia.

Todo amor que es oculto es un suplicio,
Allá siempre nos vemos a escondidas,
a la caza del sitio más propicio
para unir en silencio nuestras vidas.

Ella dice: ---Me agrada el panorama
y del crecido césped su frescura.
¡Tómame aquí! Mi cuerpo te reclama.
Deshacerte de estorbos, pues, procura.

Explica él: ---Besar tus labios quiero
y hacerte mía con pasión y agrado,
pero comprende: soy un mandadero
y nada podré hacer, así cargado.

Si pierdo el gallo negro, me estrangulan;
si el carnero se escapa, me asesinan;
mi diaria labor nunca la estimulan,
mas toda falla en mí la disciplinan.

Medita la muchacha, sonriente,
tratando de encontrar las soluciones
y dice al cabo: ---Quiero simplemente
que me obedezcas sin murmuraciones:

---Clava el palo en la tierra como estaca
y amarra en él a tu carnero inquieto;
del viejo balde las naranjas saca
y cubre al gallo flaco por completo.

Con manos libres ya, y ambos deseando
hacernos el amor, pues ¡aleluya!
Sin trastos ni animales molestando,
desnudarme podrás... ¡y hacerme tuya!

Serventesios endecasílabos.


¡A escribir!

Quien no escribe, pasa y ya,
solo se queda en su nicho;
se recuerda lo que ha dicho
un tiempo y se olvidará.

Pero no muere el que escribe:
como lo escrito perdura,
aunque esté en la fosa oscura,
cuando es leído, ¡REVIVE!

Exhortación en redondillas.

Comer sin leer

Dos polillitas comiendo
en un libro se encontraban
y al tiempo que perforaban
una terminó diciendo:

---Nuestro deleite es comer
mientras no hayan visitantes.


Escribir sobre el poemario festivo "El Dedo Erguido" de Jorge Castillo Zubiaga es descubrir poemas elocuentes,rimas sacadas de la espontàneidad,sentimientos sociales  muy bien elaborados.Pero lo màs importante de Jorge es que como amigo es un caballero a carta cabal..Este libro "El dedo erguido" es el testimonio de un picaro limeño de las dècimas,replanas,sentencias,.Es un poema audaz y certero en sus apreciaciones de la vida,del amor,de la amistad y de su  entorno social.Jorge con este libro nos regala glosas llenas de criticas,alegatos,pleitos y pleitesias..Punzante y  sobrio con las palabras.Este trabajo literario  es eso el respeto,las buenas,costumbres,la buena compañia,la buena comida,la buena vida,pero con clase,calidad y sin resquemores ni requiebros bajos.Un abrazo Jorge por este  satirico libro que nos enseñan a vivir con nobleza y alegria.Un abrazo y salud .

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada